inicio, Vida

La sociedad me ha chafado el verano

Nunca he sido de esas personas que aman el verano y el calor. Como buena gallega que soy aprecio el frio, no una brisita ni temperaturas medias, yo hablo de frio con todas sus letras. De tener que ponerte tantas capas que ya no sabes que es tuyo y que es tela, de días gélidos en el sofá con el nórdico y una buena película. Aun así de pequeña sabia disfrutar de los días cálidos. De ese manera única que solo los niños logran, con una entrega y felicidad pura. El caso es que hace unos días estando en la piscina rodeada de familias me puse a pensar ¿Que ha pasado con esa parte de mi?

Uno de mis veranos felices

Uno de mis veranos felices

Recuerdo cuando mi mayor preocupación en un día de playa era cuantos juguetes me dejarían llevar, o si encontraría amiguitos con los que jugar, incluso si conseguiría librarme de la dichosa hora para hacer la digestión… Ays esos tiempos en lo que todo era simple y feliz.

Un día sin comerlo ni beberlo el mundo decide que esos tres pelitos que tienes en las piernas ya no son aceptables, ahora eres mayor y como buena mujer tienes que arrancártelos. Esa barriguita tan mona ahora no es más que grasa de la que avergonzarse, incluso estas demasiado blanca para ir a la playa ¡Blanca, el 1 de mayo! Da igual como seas y cuanto te cuides, en cuanto el mercurio empieza a subir… la autoestima cae en picado.

¿De quien es el problema? ¿Nuestro o de esta sociedad? Pues sin duda alguna para mi es la sociedad. Estamos viviendo en un mundo enfermo en el que nos creemos con derecho a juzgar el cuerpo y apariencia de los demás. Da igual si es por delgadez o gordura, siempre encontramos un defecto. El problema y lo realmente triste es que casi siempre es para sentirnos mejor con nuestras propias inseguridades. Dañamos al de al lado antes de que nos lo haga a nosotros.

No se vosotras pero yo añoro los veranos de ser feliz, libre, sin preocupaciones ni complejos, Antes de que la moda y la sociedad me impusiesen sus absurdos cánones, antes de que me dijesen como debía ser y que aspecto tenia que tener. Esos tiempos en los que un bikini era significado de diversión y no de pesadilla.

Vosotras ¿Como lleváis el verano? ¿Seguís siendo felices y despreocupadas? Contadme como vivis vosotros esta calurosa época de destape.

Un achuchón enorme y, recuerda, te espero en Instagram (y eventualmente en Twitter)

Previous Post Next Post

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Supercuñi agosto 4, 2017 at 0:47

    Yo estoy más fofa que nunca y no me preocupa en absoluto que la gente me vea en bikini o en topless (y eso que las tengo demasiado pequeñas para el canon actual). Me lo paso bien igual xD Y los pelillos a veces me los quito o a veces no, según el nivel de aburrimiento en casa. “Oh, un pelo largo, voy a estirar”.

  • A %d blogueros les gusta esto:

    Powered by themekiller.com